Debut del Vallecas Rugby Unión en la 3ª División Autonómica

Son las 13:30 del domingo 2 de octubre, nos encontrábamos en el Polideportivo Municipal José Caballero de Alcobendas. Entre impolutos jugadores de fútbol, unos extraños seres entraban en el recinto dedicado a los vestuarios. Sus camisetas manchadas de tierra y césped contrastaban con las inmaculadas camisetas de los futboleros. Algunos con marcas en cara, brazos y piernas, daban a entender que la confrontación había sido dura. Sus rostros reflejando alegría, demostraba que su deporte no es igual al resto.

VALLECAS RUGBY UNION MASCULINO

Los sonidos típicos de cualquier vestuario, en algunos silencio absoluto, en otros risas y alguna broma, se solapaban con los sonidos que salían del vestuario número 11. The Trooper, la mítica canción de los Británicos Iron Maiden, atronaba en el complejo deportivo, coros a la canción y un grito se extendía por todos los vestuarios: ¡¡¡¡Valleeeeecaaaas!!!! En el vestuario de al lado, los jugadores del Alcobendas Rugby, algunos con más de 10 años de rugby a sus espaldas, salían con la serenidad de haber cumplido en un partido más. Sus caras curtidas en mil batallas, en cientos de horas de rugby, no mostraban ni un ápice de alegría que pudiera ofender a su novel rival, ante la clara victoria conseguida. Cualquier profano diría que la victoria había sido clara para los vallecanos.

1475757381036629288876

En el vestuario nº 11, es otro cantar, el Vallecas Rugby Unión, acababa de debutar en la 3ª división de la liga madrileña, acababan de cumplir el sueño de cientos de rugbiers vallecanos (que los hay), de tener a un equipo vallecano defendiendo a su barrio en este bello deporte. El trabajo de un año, se veía reflejado en sus caras: orgullo, alegría, satisfacción, respeto al rival, etc. Todo lo que se trabajó durante este año, se demostró en el campo. Alcobendas, claramente superior no dio lugar a la duda. Pero nuestros chicos jugaban otro partido, sin perder la cara al rival, se levantaban y luchaban cada balón como si fuera el último, cada partido es un aprendizaje y los vallecanos lo aprovecharon bien. En el descanso, cuando la victoria de Alcobendas Rugby era clara, las palabras de Martín Galdeano dejaban claro cuál era el objetivo: “Un ensayo chicos, os pido un ensayo, si a estos jugadores les ensayamos, será como una victoria”. Y no fue un ensayo, fueron dos. Y nuestros chicos felicitaron al rival, agradecieron que no bajaran las revoluciones ante la clara victoria y que compitieran como si fuera su último partido.

Gracias, fue la palabra más repetida por los vallecanos en el pasillo que recibieron. Gracias por competir, gracias por permitirnos jugar a este deporte que amamos, gracias por ser nobles y respetuosos en la victoria, gracias por ayudarnos a mejorar y a animarnos a seguir. Gracias a Alcobendas, porque con vosotros empezó todo.

¿El resultado, a quién le importa? Los hombres del Vallecas Rugby Unión salieron vencedores, así se reflejaba en su vestuario y así se refleja en cada entrenamiento o cada partido, porque son la esencia del deporte amateur, jugar para divertirse, jugar por amor al deporte y al juego limpio. Y en eso nuestros chavales, son los campeones.

El siguiente partido del Vallecas Rugby Unión será como local, en el Campo de Puerta de Hierro contra el “coco” de la categoría, el Complutense Cisneros Palito V. Como siempre, la entrada tendrá carácter solidario y se recogerá alimentos de desayuno para los más necesitados del barrio. La cita es a la 14.00 horas el domingo 9.

 

¡¡Todos con el VRU!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.